PROYECTO

 

 El reto es fotografiar a la enorme variedad de grupos étnicos y clanes familiares que forman Myanmar, la antigua Birmania. El formato consiste en una fotografía de la persona retratada y, a su lado, otra fotografía del objeto, paisaje o actividad que la defina o signifique mucho para ella.

Introducción

Comencé a interesarme por Myanmar a principios de 2011. Poco después decidí dejar mi trabajo en Madrid en Associated Press para dedicarme a fotografiar ese país que comenzaba a abrirse al mundo. Devoré toda la bibliografía que encontré sobre la antigua Birmania, desde Orwell hasta libros de antropología y folclore birmano. Llegué con relativa facilidad a la conclusión de que la clave de gran parte de los problemas del país está en la enorme cantidad de grupos étnicos, culturales y religiosos que hay, y en la falta de voluntad de entendimiento entre ellos.

Myanmar ha sufrido 50 años de brutal dictadura, liderada con mano de hierro por el General U Ne Win perteneciente a la etnia mayoritaria de los Bamar. Desde el golpe de estado en 1962 hasta hoy día, no se ha hecho más que abusar de las minorías. El proceso Birmanizador o Birmanización, como lo llaman los expertos, existe incluso antes de que la Junta tomara el poder. Fue iniciado por el primer Primer Ministro del país, U Nu. Birmanización se refiere a un conjunto cuidadosamente elaborado de políticas gubernamentales cuyos objetivos son el futuro de la Unión de Myanmar, donde uno de los países más diversos del planeta se homogeneizará completamente. Donde se hablará un solo idioma, el birmano, existirá una religión, el budismo, y habrá un único camino político. En 1961 el gobierno central declaró el budismo religión del estado, a pesar de que entre las etnias de Birmania hay cristianos, musulmanes y animistas. Lo que quiere decir que los cristianos Kachin, Karen o Chin, los musulmanes Rohingya o Bengalís, los animistas repartidos por todo el territorio, induístas o judíos, tienen que convertirse o sufrir las consecuencias. En la actualidad esto está cambiando, pero el proceso de democratización trabaja lento y a día de hoy se siguen cometiendo abusos continuos contra las minorías étnicas.

Estoy convencido de que no podrá conseguirse una nación estable y próspera sin una solución justa de la cuestión étnica.


Objetivos

La fotografía no tiene lenguas ni fronteras. Cualquier persona, incluso la que no sepa leer, es capaz de ver y apreciar una imagen. El objetivo principal del proyecto es ayudar al pueblo birmano, a través de la fotografía documental, a entender la enorme suerte que tienen de pertenecer a una nación étnica y culturalmente tan rica.

Asimismo, mi intención es realizar exposiciones itinerantes y publicar un libro para dar a conocer mejor este país, que es tremendamente complicado pero al mismo tiempo increíblemente interesante.


Método de trabajo

En 2012 comencé este apasionante proyecto, documentándome y documentando la vida diaria, la política e incluso la guerra en las zonas más remotas del país. Así, este proyecto que comenzó siendo una actividad más de las muchas que emprendí, ha terminado por convertirse en mi único objetivo, al que dedico todo mi esfuerzo. Aproximadamente un 90% de los grupos étnicos están ya fotografiados, pero es un trabajo lento debido a diferentes circunstancias.

Entre los viajes paso el tiempo en el laboratorio copiando para la futura exposición. Es un proceso laborioso, pero apasionante y mágico.

Aunque tengo muchos contactos en el país, casi siempre trabajo con un mismo traductor y conductor, Ko Sai. Él es parte de el proyecto casi tanto como yo. Gracias a su implicación he conseguido acelerar tomas que de otro modo hubiesen implicado largas esperas o simplemente hubiesen resultado imposibles. Culturalmente, Ko Sai es clave, él me ayuda a seleccionar a las personas que quiero retratar y a explicarles la razón de mi interés por ellas. Además, Ko Sai se encarga de enviarles la copia original de sus retratos.

Técnicamente, el trabajo en el terreno es sencillo: voy pertrechado con una sola Hasselblad 500c y dos ópticas, más la película.

 

¿Por qué una cámara analógica?

Cuando me planteé este proyecto tuve claro que quería hacerlo con carrete, sin artificios, en blanco y negro, y que las personas debían ser retratadas en su entorno natural, en sus hogares, en sus lugares de trabajo… no en un decorado artificial. Elegí una Hasselblad 500c de 1.959 porque forma parte de las raíces de la fotografía documental y sobre todo del retrato hasta la aparición del formato digital.

Aunque escaneo la película para tener la posibilidad que me brindan las nuevas tecnologías tanto de difusión como de publicación e impresión, todo el proceso está siendo manual y tradicional, revelado y copiado en laboratorio químico.

Para las personas a las que le preocupen los residuos, como es mi caso, una vez agotados los líquidos, estos son sometidos a un proceso de evaporación controlada, lo que reduce los desechos a 1/1000 parte. Luego son depositados en un punto limpio autorizado.

 

Motivaciones

Desde el primer contacto con la antigua Birmania, noté en su pueblo las ganas de trabajar por el cambio, la necesidad de dirigir de una vez por todas su propio destino, libre de reyes y dictadores. En el país hay gran cantidad de movimientos sociales, nuevos partidos políticos y líderes juveniles, aunque siguen existiendo los radicalismos tanto religiosos como raciales.

Hace ya un tiempo que tomé el camino del freelance, al sentir que los medios tradicionales ya no cuentan las historias como deben ser contadas, con profundidad, honestidad y dedicación.

Ahora tengo la oportunidad de aportar un pequeño grano de arena a la causa birmana. Aunque estos grupos humanos acabarán homegeneizándose con Occidente tarde o temprano debido a la apertura del país, no pretendo parar la amenaza de la  globalización con mi trabajo. Solo intento dejar constancia de cómo son ahora para el conocimiento de las futuras generaciones.

 

Beneficiarios

El pueblo será el principal beneficiario del proyecto. Nunca en la historia del país se ha llevado a cabo un proyecto como este. A partir de ahora, quien quiera podrá consultar y saber más sobre su propio país y las gentes que lo habitan. Existirá un catálogo etnológico que quedará en las bibliotecas y la universidad para futuras consultas.


Exposiciones

En 2015, aún sin concretar fecha, habrá elecciones en Birmania. Esta vez, sin ilegalizar ningún partido. Aunque la Liga Nacional para la Democracia de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi es la favorita, el actual presidente Thein Sein está ganando simpatías gracias a sus políticas aperturistas.

Se expondrá en Rangún durante la pre-campaña electoral.